Home Page
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La temperatura ideal en un hogar


Normalmente es recomendable que la temperatura de una estancia, tanto una residencia o bien en una oficina, no sea de más de doce grados respecto a la temperatura que haya en el exterior. Con lo que es fundamental que regulemos la temperatura de nuestros equipos de climatización dependiendo de la estación del año en la que estemos.

En verano por poner un ejemplo es recomendable que nuestro aparato de aire acondicionado en el hogar sostenga la temperatura entre veintidós o bien veinticinco grados. No obstante, en invierno, la bomba de calor de nuestro equipo tiene que trabajar para sostener una temperatura entre los diecinueve y veintiún grados.

Por norma general es complicado llevar a cabo estas pautas por el hecho de que nos resulta más confortable utilizar temperaturas más altas en los meses de frío o bien más bajas en los de más calor, pero es esencial saber que una de las consecuencias más usuales de los cambios térmicos son los catarros y constipados.

Claro está que no es sencillo habituarse a un cambio de temperatura brusco si por poner un ejemplo en invierno la temperatura frecuente a la que tenemos nuestro hogar es de veinticinco grados. Más un procedimiento fácil que podemos aplicar para ir logrando poquito a poco un descenso paulatino de la temperatura frecuente es el de ir bajando cada dos o bien tres días un grado hasta lograr estabilizarla entre los diecinueve o bien veintiún grados aconsejables. De esta manera nuestro cuerpo va a ir, poquito a poco, acostumbrándose al cambio sin saltos bruscos.

No obstante esta regla no es cien por ciento aplicable a todos y cada uno de los hogares. Otros factores pueden condicionar la temperatura ideal como el área geográfica, la humedad del entorno, la orientación de nuestra residencia, la situación en la construcción, etc. Por ello, es importante preguntar al técnico instalador sobre cuál sería la temperatura más conveniente para nuestras necesidades climáticas.

Hacer caso a estas recomendaciones servirá tanto para progresar su salud, confort y bienestar como para reducir el gasto en climatización puesto que es esencial emplear los aparatos de aire acondicionado ahorrando energía de forma eficaz.

¿Podemos Ayudarte?

Llama ahora y solicita presupuesto gratuito sin compromiso